YU HUA (CHINA,1960)

0f1073cafcd1efbf6109dc5870a9452a1f1e3b59219d155bec985e86f130af7f

YU HUA

33b94ad5b8ea792efb91bf61dfd4cc6b80f40393ae417c3b521e414c09715a22

portada-con-el-nombre-en-chino1 yuhua YuHuaHajin

YU HUA (CHINA,1960)

Escritor chino nacido en Hangzhou (Zhejiang). Estudió Odontología y durante cinco años estuvo ejerciendo como dentista, antes de decantarse definitivamente por la literatura en 1983. Tanto ¡Vivir! (1992) como Crónica de un vendedor de sangre (1995), fueron elegidas entre las diez novelas más influyentes en China en la década de los noventa. El director y fotógrafo chino Zhang Yimou llevó al cine ¡Vivir! en 1994. Yu Hua es también autor de diversos relatos y ensayos. Gritos en la llovizna (2003) y Brothers (2005) son dos de sus novelas importantes. Fue el primer escritor chino galardonado con el James Joyce Foundation Award, en el año 2002. Actualmente vive en Pekín.

88f91563bb5db308a976bba7112302800153d44e7acc0364783a0ce5c4026efe401e3f200784ebac7d13cd17d03f1daf702da5732871318c5a01778c323f85d1

TEXTOS :

 

Yu Hua
Brothers (fragmento)

“ Lin Hong estaba completamente inmersa en su felicidad. Su apuesto marido la llevaba todas las mañanas a la fábrica de géneros de punto en su bicicleta Eternidad, brillante y a la moda. Cuando se internaba en la fábrica, se volvía repetidas veces para ver a Song Gang de pie junto a la bicicleta, diciéndole adiós con la mano. Cuando salía de la fábrica a última hora de la tarde, él la esperaba, sonriendo ampliamente. Lin Hong ignoraba que él estaba ayudando a Li Guangtou, y cuando lo descubrió, Song Gang llevaba haciéndolo un mes.
La primera vez que Lin Hong se dio cuenta de que el dinero y los cupones de cereales faltaban del bolsillo de Song Gang, sonrió para sí y, sin decirle nada, los reemplazó por otros veinte centavos y otros dos cupones de cereales. Song Gang estaba cerca y tampoco dijo nada, aunque la sonrisa cordial de ella lo hizo sentir muy incómodo.
Lin Hong seguía ignorando que Li Guangtou se apropiaba diariamente del dinero y de los cupones de cereales de Song Gang. Todos los días, sin falta, sustituía el contenido de los bolsillos de su marido. Al principio estaba encantada porque parecía que él cuidaba mejor de sí mismo, y por fin había reconocido que cuando tenía hambre debía comprarse algo para comer. Pero poco a poco empezó a encontrar extraño que hubiera pasado de no querer nada a gastarse todo lo que llevaba consigo, sin conservar siquiera el cambio. Consideraba que, con independencia de lo que comprara para comer, al menos debería quedar algo de vuelta. Lo miraba con recelo, pero él evitaba su mirada. Por último, se lo preguntó directamente:
-¿Qué comes todos los días?
Song Gang abrió la boca, pero de ella no salieron palabras. Lin Hong repitió la pregunta, él se limitó a mover la cabeza y dijo que no había comido nada. Ella se lo quedó mirando atónita, pero él de nuevo evitó su mirada. A desgana, confesó:
-Se lo he dado todo a Li Guangtou.
Lin Hong se quedó sin habla en medio de la habitación. Sólo entonces recordó que Li Guangtou se había convertido en un mendigo, porque hasta ese momento había olvidado completamente su existencia. Su mundo lo ocupaba solamente Song Gang, y ahora aquel cabrón de Li Guangtou se metía por medio una vez más. Cuando Ling Hong calculó que en el transcurso del último mes Li Guangtou se había quedado con unos seis yuanes suyos, no pudo contenerse y se puso a gritar. Repitiendo seis yuanes una y otra vez para sí, observó que si hubieran ahorrado esa cantidad, les habría bastado para vivir los dos un mes entero.
Song Gang bajó la cabeza y se sentó en el borde de la cama, incapaz de mirar a su esposa. No levantó la cabeza ni la miró a los ojos hasta que ella se echó a llorar y le preguntó cómo pudo hacer algo así. 

 

6194bfdc8a1a313cef54909a81041baa3130590bf468dc8f56712600ed8b697ea9cef2cf4f09bf7f840f506781de63e5

 

Yu Hua
¡Vivir! (fragmento)

“ Meses atrás había bastado una orden del jefe de equipo para destrozar las ollas, y ahora bastó también su orden para ir a comprarlas. El grano que quedaba en la cantina se distribuyó a cada familia según el número de miembros. Lo que nos tocó sólo daba para comer tres días. Y aún hubo suerte de que sólo faltara un mes para la cosecha del arroz; pero a ver cómo íbamos a aguantar ese mes.
En el pueblo, empezaron a dar puntos de trabajo a los labradores. Yo fui considerado un trabajador de fuerza, y me dieron diez puntos. Si Jiazhen no hubiera estado enferma, le habrían dado ocho, pero tal como estaba sólo podía con tareas fáciles, así que no le dieron más que cuatro. Menos mal que Fengxia ya era mayor. Para ser mujer, era muy fuerte, así que cada día le daban siete puntos.
Jiazhen sufría pensando que sólo había conseguido la mitad de puntos, no se le quitaba de la cabeza. Siempre tenía la sensación de que podía con el trabajo más pesado, y hasta fue varias veces a decírselo al jefe de equipo. Le decía que sabía que estaba enferma, pero que de momento todavía era capaz de hacer trabajo pesado.
-Dadme los cuatro puntos –decía- cuando de verdad ya no pueda.
El jefe de equipo se lo pensó y consideró que tenía razón.
-Entonces ve a la siega del arroz –le dijo.
Jiazhen fue a los arrozales con su hoz. Al principio, trabajaba muy rápido, tanto que al verla pensé que el médico se había equivocado. Pero, cuando acabó la primera hilera, ya se tambaleaba un poco; y al segar la segunda ya iba mucho más lenta. Fui a verla y le pregunté:
-¿Estás bien?
Tenía la cara toda sudada.
-Ocúpate de lo tuyo –me regañó poniéndose derecha-. ¿Para qué vienes?
Jiazhen tenía miedo de que, al ir yo a verla, los demás se fijaran en ella.
-Tienes que cuidarte –le dije.
-Vete ahora mismo –me dijo muy nerviosa.
No me quedó más remedio que alejarme, moviendo la cabeza. Al poco rato, oí un ruido, ¡patapum!, y pensé: “Malo.” Levanté la cabeza, vi que se había caído al suelo, y fui hasta ella. Aunque se había levantado, le temblaban las piernas. Además, al caer se había dado con la hoz en la frente y le salía sangre. Me miró y forzó una sonrisa. Yo, sin decir nada, la levanté a caballo y fui hacia casa. Ella no se resistió, pero, a medio camino, se echó a llorar. 

FUENTE: http://www.epdlp.com

 

a54af1ed7599ebc535c9ae3c8a9af60fa973e0aeed0013ba7bb4159ef09558caf572854c5eb0e1c767dcb60c99858c9c

 

 

RELATED ARTICLES
Anuncios

CUATRO AMIGOS Y CÓMO SOBREVIVIR EN VARSOVIA SEGÚN DAVID TOSCANA

Toscana

Toscana (Photo credit: untipografico)

Cuatro amigos se salvaron de morir en la Segunda Guerra Mundial. Ahora, deben sobrevivir a la reconstrucción de Varsovia. Feliks, Ludwik, Kazimierz y Eugeniuz tienen más de sesenta años y no saben qué hacer consigo mismos.

FUENTE:

http://zonaliteratura.com/index.php/2012/09/22/cuatro-amigos-y-como-sobrevivir-en-varsovia-segun-david-toscana/

Catedral Metropolitana, Monterrey, Nuevo León.

Catedral Metropolitana, Monterrey, Nuevo León. (Photo credit: Wikipedia)

Catedral Metropolitana, Monterrey, Nuevo León. (Photo credit: Wikipedia)

Feliks es un hombre que se oculta bajo su aspecto de niño. Cuando abre la puerta frente a la visita de un desconocido, siempre escucha la misma pregunta: ¿Está tu papá? Sin embargo, es un hombre casado y con dos hijos, capaz de ser la salvación pero también la perdición de los desconocidos que se tope. Él salvó al grupo de cuatro pero se convertirá en un soplón dispuesto a confesar que cualquiera es culpable con tal de salvar el pellejo.

Heroes de Varsovia (Segunda Guerra Mundial)Heroes de Varsovia (Segunda Guerra Mundial) (Photo credit: Wikipedia)

Ludwik es un sepulturero que hace servicios extraños como prometer (y cumplir) a una anciana que, cuando muera (que será pronto), la desenterrará, la sacará de la tumba en la que también está su esposo y la llevará al lado de su amante.

Kazimierz vive con una enfermera que sigue enamorada del soldado mutilado que un día atendió y que no sabe si sigue vivo o muerto. Ahora habitan en una casa que no les pertenece, que seguramente era de una familia judía, pero que nadie reclama. Kazimierz va todos los días va al liceo, donde le ofrecen un empleo de conserje pero, al estar frente a la secretaria, se avergüenza y se promete que solicitará empleo como profesor de astronomía, aunque no sepa nada del tema.

Toscana, Agriturismo Le Piagge, Quarrata (Pistoia)Toscana, Agriturismo Le Piagge, Quarrata (Pistoia) (Photo credit: Toprural)

El cuadro se completa con Eugeniusz, un sacerdote que se sabe un santo capaz de resucitar a los muertos y otros milagros más. La gente sigue siendo llamada a declarar; se siguen firmando confesiones sin ser leídas; se expropian y se allanan propiedades; se vende en una tienda de viejo lo que otros, muertos de seguro, perdieron o les fue arrebatado.

En ese escenario, donde estos cuatro sobrevivientes intentan descubrir qué pueden hacer con la vida que aún les queda, transcurre La ciudad que el diablo se llevó, la nueva novela (de la que puedes leer un adelantó aquí)del mexicano David Toscana, editada por Alfaguara.

Toscana (Monterrey, Nuevo León, 1961) ha publicado Estación Tula, Lontananza, Duelo por Miguel Pruneda, Santa María del Circo, El ejército iluminado, Los puentes de Königsberg (Alfaguara, 2009) y El último lector (Alfaguara, 2010).

Formó parte del International Writers Program de la Universidad de Iowa y del Berliner Künstlerprogramm. Ha sido ganador de los premios José María ArguedasAntonin ArtaudColima y José Fuentes Mares.

Motion picture poster for

Motion picture poster for “The Passion of Joan of Arc” directed by Carl Theodor Dreyer, with Renée Jeanne Falconetti (pictured) and Antonin Artaud, produced in France in 1927 and first shown in Copenhagen in 1928. (Photo credit: Wikipedia)

Motion picture poster for “The Passion of Joan of Arc” directed by Carl Theodor Dreyer, with Renée Jeanne Falconetti (pictured) and Antonin Artaud, produced in France in 1927 and first shown in Copenhagen in 1928. (Photo credit: Wikipedia)

Su obra se ha publicado en catorce idiomas. En Brasil se adaptó su novela Santa María del Circo para teatro y cine, mientras que en México le prohibieron la entrada a los circos.

Antonin Artaud

Antonin Artaud (Photo credit: Wikipedia)

Antonin Artaud (Photo credit: Wikipedia)

El azar lo llevó a vivir en Varsovia, donde encontró una ciudad que irradia sus temas literarios esenciales: destrucción, decadencia y muerte; también el heroísmo trágico. Si ese azar lo pudiera llevar a otra época y lugar, a Toscana le habría gustado ser arquitecto en la Toscana del Renacimiento.

English: Carl Theodor Dreyer Français : Carl T...

English: Carl Theodor Dreyer Français : Carl Theodor Dreyer (Photo credit: Wikipedia)

Related articles

CINCO POEMAS DE ANTONIO GALA

Antonio Gala es un reconocido escritor, periodista, dramaturgo, ensayista y poeta español.

Nacido en Ciudad Real aunque Cordobés por adopción, Antonio Gala se licenció muy joven en Derecho y Filosofía. Tras una estancia en la orden monástica de los Cartujos, de la que fue expulsado, se traslada a Portugal en 1958.

Desde allí participa en el Premio Adonáis de poesía, donde es premiado con un accésit porEnemigo íntimo (1959). Este es el punto de partida de su carrera literaria.

Tras una época en ItaliaGala pasa a trabajar como articulista en el diario El País, trabajo que continuaría más tarde para el periódico El Mundo.

En 1990 gana el Premio Planeta de novela con su primera obra, El manuscrito carmesí. A partir de entonces ha publicado varias novelas, de la que habría que destacar La Pasión Turca (1993) llevada al cine por Vicente Aranda.

En la narrativa, Gala se ha inclinado siempre por un enfoque histórico, a partir del cual da rienda suelta a sus propias obsesiones y la confrontación con el mundo actual.

Gala también ha logrado éxito con sus piezas teatrales, pese a cierta resistencia de lacrítica especializada, al igual que con su poesía y sus ensayos, es mayor el éxito popular que el académico.

Ha recibido premios tan importantes como el Nacional de Teatro Calderón de la Barca(1963) o el Premio de Andalucía de las letras (2005)

Mediterráneo Mi cinturón aprieta tu cintura, y tu sonrisa, mi corazón. Sobrevolamos las islas indecibles y a nuestro paso las nubes se disipan. ¿Cómo regresar al beso la armonía sin que la respiración se entrecorte? ¿Cómo planear la noche compartida después de tanta ausencia? Sólo el aire es aliado nuestro porque nuestro deseo es de aire puro. Cuando descendamos a la tierra las alas deberán seguir batiendo: el aire de las alas es nuestro sostén único y las alas del aire nuestro lecho. Desembocan los ríos en los mares azules como en tu pecho desemboca el mar. Abrázame en tus alas para que otro aire no me roce sino tu aliento, del que vivo y muero. Bajo el cielo impalpable hecho de luz y espera, abrázame, amor mío, con tus alas. Abrázame sobre la corrompida ciudad sagrada de los hombres. Por saber tuyo el vaso en que bebías… Por…

Mediterráneo

Mi cinturón aprieta tu cintura,
y tu sonrisa, mi corazón.
Sobrevolamos las islas indecibles
y a nuestro paso las nubes se disipan.
¿Cómo regresar al beso la armonía
sin que la respiración se entrecorte?
¿Cómo planear la noche compartida
después de tanta ausencia?
Sólo el aire es aliado nuestro
porque nuestro deseo es de aire puro.
Cuando descendamos a la tierra
las alas deberán seguir batiendo:
el aire de las alas
es nuestro sostén único
y las alas del aire nuestro lecho.
Desembocan los ríos en los mares azules
como en tu pecho desemboca el mar.
Abrázame en tus alas
para que otro aire no me roce
sino tu aliento, del que vivo y muero.
Bajo el cielo impalpable
hecho de luz y espera,
abrázame, amor mío, con tus alas.
Abrázame sobre la corrompida
ciudad sagrada de los hombres.

Por saber tuyo el vaso en que bebías…

Por saber tuyo el vaso en que bebías,
una tarde de junio lo rompiste.
Bebió la tierra el agua, limpia y triste,
y ahora tienes la sed que no tenías.

Quizá otra vez vendrán tus buenos días
y bebas sin mirar, como bebiste.
O quizá el vaso en el que te ofreciste
otras manos lo quiebren, no las mías.

Igual que el que de noche se despierta
y busca cerca el agua preparada,
te buscó a ti mi voz y no escuchaste.

Pon a tu corazón desde hoy alerta:
no nieguen a tu sed enamorada
el mismo sorbo aquel que derramaste.

Almuñécar

Durante un anochecer en esta playa te amé tanto
que una respiración
para los dos bastaba.
Suspendieron el mar, para mirarnos,
su armonioso escalofrío,
y su unánime vuelo de gaviotas.
Se divertía el agua, sonrosada,
como si fuera a amanecer,
y se posó el silencio sobre el aire
lo mismo que un jilguero en una rama.
No existía para el amor
futuro ni pretérito:
todo era eterno instante….
Y de repente, sobre tus hombros
observé, mientras te besaba,
que nos veían ojos codiciosos.
No supe si eran de los viejos fenicios
o quizá de la noche…
No tardó en quedar claro
dónde va el ruiseñor cuando mayo termina.
La muerte que los devoró a ellos,
sigilosa nos acechaba.
Nuestro amor, como el de ellos, fue vencido.
Pero yo te amo todavía.

Alargaba la mano y te tocaba…

Alargaba la mano y te tocaba.
Te tocaba: rozaba tu frontera,
el suave sitio donde tú terminas,
sólo míos el aire y mi ternura.
Tú moras en lugares indecibles,
indescifrable mar, lejana luz
que no puede apresarse.
Te me escapabas, de cristal y aroma,
por el aire, que entraba y que salía,
dueño de ti por dentro. Y yo quedaba fuera,
en el dintel de siempre, prisionero
de la celda exterior.

La libertad
hubiera sido herir tu pensamiento,
trasponer el umbral de tu mirada,
ser tú, ser tú de otra manera. Abrirte,
como una flor, la infancia , y aspirar
su esencia y devorarla. Hacer
comunes humo y piedra. Revocar
el mandato de ser. Entrar. Entrarnos
uno en el otro. Trasponer los últimos
límites. Reunirnos…..

Alargaba la mano y te tocaba.
Tú mirabas la luz y la gavilla.
Eras luz y gavilla, plenitud
en ti misma, rotunda como el mundo.
Caricias no valían, ni cuchillos,
ni cálidas mareas. Tú, allí, a solas,
sonriente, apartada, eterna tú.
Y yo, eterno, apartado, sonriente,
remitiéndote pactos inservibles,
alianzas de cera.

Todo estuvo de nuestra parte, pero
cuál era nuestra parte, el punto
de coincidencia, el tacto
que pudo ser llamado sólo nuestro.

Una voz, en la calle, llama y otra
le responde. Dos manos se entrelazan.
Uno en otro, los labios se acomodan;
los cuerpos se acomodan. Abril, clásico,
se abate, emperador de los encuentros.
¿Esto era amor? La soledad no sabe
qué responder: persiste, tiembla, anhela
destruirse. Impaciente
se derrama en las manos ofrecidas.
Una voz en la calle….Cuánto olor,
cuánto escenario para nada. Miro
tus ojos. Yo miro los ojos tuyos;
tú, los míos: ¿esto se llama amor?

Permanecemos. Sí, permanecemos
no indiferentes, pero diferentes. Somos
tú y yo: los dos, desde la orilla
de la corriente, solos, desvalidos,
la piel alzada como un muro, solos
tú y yo, sin fuerza ya, sin esperanza.
Idénticos en todo,
sólo en amor distintos.
La tristeza, sedosa, nos envuelve
como una niebla: ése es el lazo único;
ésa la patria en que nos encontramos.
Por fin te identifico con mis huesos
en el candor de la desesperanza.
Aquí estamos nosotros: desvaídos
los dos, borrados, más difíciles,
a punto de no ser….¿Amor es esto?
¿Acaso amor es esta no existencia
de tanto ser? ¿Es este desvivirse
por vivir? Ya desangrado
de mí, ya inmóvil en ti, ya
alterado, el recuerdo se reanuda.
Se reanuda la inútil existencia….
Y alargaba la mano y te tocaba.

Hoy encuentro, temblando ya y vacía…

Hoy encuentro, temblando ya y vacía,
la casa que los dos desperdiciamos
y el vago sueño del que despertamos
sin habernos dormido todavía.

Acordarse del agua en la sequía
no hace brotar ni florecer los ramos.
¿Dónde estás, dónde estoy, y dónde estamos?
¿Qué fue del mundo cuando amanecía?

Hoy me pasa el amor de parte a parte.
Temo encontrarte y no reconocerte.
Temo extender la mano y no tocarte.

Temo girar los ojos y no verte.
Temo gritar tu nombre y no nombrarte…
Temo estar caminando por la muerte.

 

FUENTE:

http://zonaliteratura.com/index.php/2012/07/13/cinco-poemas-de-antonio-gala/

MIREILLE MATHIEU – SOUS LE CIEL DE PARIS

le ciel de Paris,
S’envole une chanson.
Elle est nee d’aujourd’hui
Dans le coeur d’un garcon.
Sous le ciel de Paris,
Marchent les amoureux.
Leur bonheur se construit
Sur un fait pour eux.
Sous le pont de Bercy,
Un philosophe assis,
Deux musiciens, quelques badauds
Puis des gens par milliers,
Sous le ciel de Paris,
Jusqu’au soir, vont chanter
L’hymne d’un peuple epris
De sa vieille Cite.
Pres de Notre-Dame,
Parfois, couve un drame,
Oui, mais a Paname,
Tout peut s’arranger.
Quelques rayons du ciel d’ete,
L’accordeon d’un marinier,
L’espoir fleurit
Au ciel de Paris.
Sous le ciel de Paris,
Coule un fleuve joyeux.
Il endort, dans la nuit,
Les clochards et les gueux.
Sous le ciel de Paris,
Les oiseaux du Bon Dieu
Viennent du monde entier
Pour bavarder entre eux
Et le ciel de Paris
A son secret pour lui.
Depuis vingt siecles, il est epris
De notre ile Saint-Louis.
Quand elle lui sourit,
Il met son habit bleu.
Quand il pleut sur Paris,
C’est qu’il est malheureux.
Quand il est trop jaloux
De ses millions d’amants,
Il fait gronder sur eux
Son tonnerre eclatant
Mais le ciel de Paris n’est pas longtemps
cruel…
Pour se faire pardonner, il offre un
arc-en-ciel…

JE N'AIME QUE TOI (AHORA SUBTITULADA)

Extracto de la película francesa “Las canciones de amor” en el que una chica pilla a su novio tocándole el culo a otra y los tres se ponen a cantar. Romanticismo puro y duro.

MISCELÁNEA DE ÁRBOLES

DE LUCES Y SOMBRAS